Ser Dragona

12235045_963856357030802_249010973194412415_nHoy sale a la venta en grandes superficies (y mañana en librerías) la novela ganadora del 2º Concurso de Literatura Indie de Amazon: “La Hija del Dragón”, de la sevillana Myriam Millán.

Unos lo llamarán casualidad, otros destino, la cuestión es que fue a principios de verano cuando a través de una amiga común en Facebook, “La Hija del Dragón” y su hermana mayor, “Décima Docta”, llegaron a mi agitada vida lectora.

La “Décima” la devoré en menos de 24 horas. En serio, no podía dejar de leerla y en los momentos en que me veía obligada a hacerlo, no podía dejar de pensar en ella. Sufría verdadera angustia por el destino de Natalia, su protagonista, y no soportaba imaginarla “congelada” en mitad de su tortuosa historia (nunca he conseguido abandonar la infantil idea de que los personajes de los libros, una vez que inicio su lectura, permanecen en “modo pausa” hasta que vuelvo a abrir sus páginas). La absorbente trama, sobre ritos y torturas ancestrales, el ritmo frenético de la acción y la cualidad cinematográfica de la narrativa de Myriam me habían atrapado para siempre.

Así que a pesar del riesgo de infarto (el corazón se me ponía a 1000 por hora durante casi toda la lectura), al terminar “Décima Docta” me lancé a disfrutar de “La Hija del Dragón”, una novela narrada en dos tiempos y tres voces, cuyo argumento gira en torno a asesinatos rituales, la inmortalidad y la figura histórica de Ertzebet Bathory, la Condesa Sangrienta. Con el mismo ritmo y cualidades narrativas de su hermana mayor, “La Hija del Dragón” denota la evolución y madurez de la autora, que ahonda más en la psique de los personajes y los acerca al lector de forma efectiva, y que gracias a una exhaustiva labor documental, ofrece multitud de datos y detalles que enriquecen la historia y la convierten en una verdadera joya para los amantes del thriller.

Es cierto que es una novela intensa, en la que la narración no vuelve el rostro ante la crudeza de muchas escenas. En esta historia, la sangre y la tortura ritual juegan un papel esencial, y la habilidad descriptiva de Myriam hará que quieras taparte los ojos y leer por las rendijas, como harías al ver una buena película de terror. Y soy totalmente honesta cuando os confieso que esa sensación sólo me la había provocado otro autor en toda mi vida lectora. Hablo de Stephen King. Ahí queda eso.

Antes de llegar al final de la novela, tuve claras dos cosas: la primera, que tenía entre mis manos a la que para mí era sin duda la ganadora del concurso (con todo mi respeto hacia las demás finalistas). La segunda, que me había convertido en una Dragona, fiel admiradora de esta autora que me ha regalado algunos de los mejores y más intensos momentos de lectura de estos últimos años.

Así que, amantes del thriller y del terror, fans de “Seven”, consumidores de “slashers”, lectores de espíritu y estómagos de acero… ¿os atrevéis a rebuscar en las sangrientas raíces del mal, en las entrañas del Dragón? ¿Os atrevéis a convertiros en Dragones?

P.D. No quería dejar pasar esta oportunidad sin darle las gracias a Myriam por sus ánimos para que me atreviera a autopublicar mi propia novela y la inscribiera en el concurso de Amazon, por sus buenos consejos y por nuestros ratitos de charla cibernética, tanto las literarias como las más personales. Desde aquí dejo constancia de mi agradecimiento y mi admiración no sólo por tu talento como autora, sino por tus cualidades como persona, tu fuerza, tu tesón y tu capacidad de lucha.

¡Larga vida a la Dragona!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s